Sifón para espumas

Sifón para espumas

Utensilio imprescindible que nos abre la puerta al fascinante mundo de las espumas.
Descripción Descripción

Algunos restaurantes de enorme prestigio están construyendo gran parte de su fama ofreciendo a sus clientes deliciosas espumas. Ya sean frías, tibias o calientes, es una agradable forma de presentar alimentos que está definitivamente al alcance de la mano de cualquier Cocinista. Necesitas una buena materia prima (líquido o puré con el sabor deliciosos que sólo tú sabes darle), un elemento emulsionante (como la clara de huevo, una grasa, gelatina, …) y un sifón de espumas.

Este utensilio es altamente recomendable por su versatilidad. Piensa que abre nuevos horizontes en tu cocina y que sirve para todo tipo de platos, desde salados a dulces. Lo que debes buscar, es un sifón de espumas que tenga buen precio y que sirva tanto para frío como para caliente (que incluso se pueda calentar al baño María). De estos tenemos varios en Cocinista. Y como compañeras inevitables del sifón están las cargas de gas, que salvo que te compres un sifón muy raro, son compatibles con distintos modelos de sifón. Sólo ten cuidado de elegir el tipo de carga correcta, que para espumas deben ser de N2O (óxido de nitrógeno). Que no te asusten la jerga técnica, en la caja de las cargas te explican bien su contenido: N2O y su uso (cargas para espuma o para nata montada).

El uso del sifón si puede ser un poco más difícil si no seguimos ciertas pautas. Primero, hemos de asegurarnos de que el líquido que metemos en el sifón no tiene tropezones. Salvo que tengáis la certeza de que no los hay, mi consejo es que lo paséis siempre por un colador.  En caso contrario nos exponemos a bloquear la boquilla o a tener una salida errática de la espuma. Una vez hemos metido el líquido o el puré en el sifón, debemos cerrarlo muy bien. Luego debemos “meterle” una carga o dos de gas usando la recámara que tiene el sifón. Debemos agitar bien el sifón para que el gas se mezcle con el contenido. Si la mezcla es fría, meter en la nevera durante al menos 30 minutos. Y antes de usar el sifón, debemos dejarlo boca abajo (es decir, con la boquilla mirando hacia abajo) por lo menos un par de minutos para que la mezcla con la que vamos a hacer la espuma baje bien a la zona de la boquilla. Si fuera muy espesa, haced un movimiento hacia abajo para que por inercia la mezcla baje bien. Si no hacemos esto tenderemos desagradables salpicaduras y además arruinaremos nuestra espuma que acabará quedándose en el sifón en su mayoría.

Y he hablado de meter una o dos cargas. Dependerá de la cantidad de líquido que queremos convertir en espuma. Hasta 500 ml será normalmente suficiente una carga. Para mayores cantidades es aconsejable poner dos. Hay Chefs que de manera sistemática ponen dos cargas. No sé si con eso consiguen una espuma más firme o que no se les quede nada de mezcla en el sifón, pero como he dicho, para cantidades no muy grandes, es suficiente una carga.

Recetas con Sifón para espumas
Esta es otra receta creada por Albert y Ferrán Adriá como ejemplo de lo que se puede conseguir con su línea de productos “Texturas” disponibles aquí en tu tienda Cocinista.
Las espumas se componen básicamente de la combinación de un líquido en el que se han introducido burbujas de un gas de mayor o menor tamaño. Para la elaboración de espumas es necesario aplicar algún tipo de acción mecánica que permita la introducción y la mezcla del...
Esta es otra receta creada por Albert y Ferrán Adriá como ejemplo de lo que se puede conseguir con su línea de productos “Texturas” disponibles aquí en tu tienda Cocinista.
Esta receta de Cuisine Innovation es doble: nos enseña (o recuerda) como hacer una mousse de chocolate por el método antiguo y luego nos da una alternativa más moderna usando el sifón de espumas. La segunda opción requiere bastante menos esfuerzo y creo que sale una...
Esta es una de las 3 recetas del Kit de iniciación a la cocina molecular de la empresa Cuisine Innovation. En este caso utiliza el ácido ascórbico y su efecto antioxidante para evitar que el aguacate se ponga negro una vez pelado y expuesto al aire.
Esta es otra receta creada por Albert y Ferrán Adriá como ejemplo de lo que se puede conseguir con su línea de productos “Texturas” disponibles aquí en tu tienda Cocinista.
Aquí tenéis una de las muchas combinaciones que se pueden hacer con un sifón. A partir de una crema de calabaza, añadimos aceite y un emulsionante como la lecitina de soja y obtenemos una espuma muy ligera pero muy sabrosa. Fácil y con un resultado...
En este vídeo (ver más abajo) os queremos mostrar dos funciones de la gelatina: para hacer geles sólidos y para hacer espumas (ambos en frío). Aprovechemos para usar dos ingredientes muy ricos: la flor de hibiscus que hace unas infusiones con un sabor intenso,...
Esta receta original de Cuisine Innovation pretende ser un ejemplo de cómo usar la xantana como agente emulsionante en una espuma hecha con sifón. No es uno de sus usos más habituales dado que la goma xantana suele usarse principalmente como espesante de salsas...
Preparamos una guarnición de espuma de patatas con roquefort para acompañar unas costillas hechas en barbacoa. El vídeo está un poco más abajo en esta página.
Hacemos una mousse muy ligera de chocolate en menos de 5 minutos. Utilizamos albúmina en polvo (clara de huevo) o sea que técnicamente podemos decir que se trata de un merengue. Añadimos un poco de xantana para darle estabilidad a la espuma. La ventaja de usar...