Papel de horno

Papel de horno

Todo cocinero que use el horno con cierta frecuencia debería tener siempre a mano un rollo de papel especial para horno.

Normalmente llamado papel para horno o vegetal, en realidad se trata de papel sulfurizado. El especial tratamiento que recibe  le confiere distintas propiedades que lo hacen ideal para poner en la bandeja de nuestro o dentro de los moldes de bizcochos, quiche y similares. Se trata de papel convencional hecho con celulosa que se sumerge en un  baño rápido de ácido sulfúrico. Las fibras de celulosa se disuelven parcialmente dándole al papel su carácter especial. Distintos modelos añaden además una fina capa de silicona para reforzar su carácter antiadherente.

En primer lugar es resistente al calor y podremos usarlos en hornos a temperaturas que no superen los 250 grados, temperatura más que suficiente para repostería y la mayoría de asados.

Es antiadherente por lo que además de proteger nuestros moldes o nuestra bandeja de horno, hará que nuestros bizcochos o pasteles se desmolden perfectamente. Y además nos ahorra la necesidad de engrasar los moldes.

Es impermeable y contiene (hasta un límite) la humedad o la grasa.

Es económico y una vez usado se tira a la basura. Se sirve en rollos con bastantes metros y podrás cortar fácilmente con una tijera los trozos que necesites.

Es flexible y se adapta (relativamente bien) a la forma de un molde. Si quieres evitar arrugas en las esquinas, entonces tendrás que cortar el papel de para que encaje perfectamente con el molde. Como ya hemos dicho, se puede hacer con uns simples tijeras.

Productos relacionados